ANTONIO NÚÑEZ JIMÉNEZ. FUNDACIONES Y PRIMACÍAS

Ángel Graña González
Miembro Ordinario de la Sociedad Espeleológica de Cuba
(Texto leído por el autor en el Instituto de Geografía en abril de 1998 durante la celebración de los 75 años de Antonio Núñez Jiménez)

En el día de hoy celebramos los 75 años de Antonio Núñez Jiménez, cubano que ha dedicado toda su vida al estudio de su país y al cuidado de la Naturaleza, y más aún del planeta Tierra, así como a las luchas revolucionarias y el Socialismo.

Decir unas palabras de alguien que tiene una obra tan vasta es muy difícil y es que Núñez Jiménez es autor de 190 libros y folletos, de 1 165 artículos en periódicos y revistas, 16 prólogos, 72 entrevistas, 15 documentales de cine y video.

Por este motivo, traté de buscar en su quehacer, algo que pudiera ser expresado en una ocasión como esta y pensé en las fundaciones y primicias que han caracterizado su vida de creador.

En fecha tan temprana como 1940, fundó la Sociedad Espeleológica de Cuba, siendo su primer presidente y al frente de la misma ha realizado importantes aportes al conocimiento geográfico de nuestro país. Esta Institución trascendería como la primera de su clase en el Nuevo Mundo.

Estos estudios dieron como resultado la edición de su libro Geografía de Cuba que denunciaba los atropellos que recibían los campesinos, el desalojo y la entrega del país a transnacionales, lo cual motivó que el gobierno del tirano Fulgencio Batista ordenara quemar este texto. Gracias a la Revolución, aquella Geografía renació como ave Fénix de entre sus cenizas. En aquel momento, en su nueva presentación, estuvieron el hoy general de ejército Raúl Castro Ruz, el comandante Camilo Cienfuegos y otros héroes de la Revolución Cubana.

Núñez fue elegido secretario de la Comisión Cubana de la Unesco el 5 de febrero de 1949, siendo el delegado de menor edad.

Profesor del Instituto de El Vedado y la primera persona en llegar al Pico Suecia del Turquino en 1954.

Creó la primera clasificación genética de las cuevas de Cuba y el primero en hacer una clasificación del carso cubano.

Fundador del periódico histórico Antigüedades y de las revistas Islas de la Universidad Central de Las Villas, INRA, Revista Agricultura, Revista de la Sociedad Científica de Espeleología, Espelunca, Órganos oficial de la Sociedad Espeleológica de Cuba y Canoa, Órgano oficial de la Sociedad Cubana de Geografía.

En sus viajes de estudio por el mundo, fue el primer cubano en llegar al Polo Norte (Estación Polo Norte 19) y, 10 años después, el primero en llegar a la Antártida y el primero también en sus investigaciones sobre Islas Galápagos e Isla de Pascua.

Dirigió la Expedición En Canoa del Amazonas al Caribe que durante un año recorrería 20 países por las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y el Mar Caribe; fundador de la Artillería Antiaérea y Terrestre del Ejército Rebelde, en 1960, así como de la Escuela de Artillería “Camilo Cienfuegos”; fundador y primer Presidente de la Comisión Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba, donde crea los Institutos de Geografía, Geología, Oceanología, Suelos, Biología, Meteorología, de Investigaciones de la Caña de Azúcar, Investigaciones Tropicales, Energía Nuclear, Historia, Astronomía, así como las delegaciones de la Academia de Ciencias en Isla de Pinos, Santiago de Cuba, los departamentos de Arqueología, Geofísica, Botánica, Museo Histórico de las Ciencias “Carlos J. Finlay”; Museo de Historia Natural “Felipe Poey” y el “Tomás Romay” en Santiago de Cuba, así como las primeras Reservas Naturales de Caguanes, Cabo Corrientes, El Veral, Cupeyal del Norte y Jaguaní.

En 1981 funda la Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe, de la que es su primer presidente.

Su labor creadora lo llevó a acuñar nuevos nombres y conceptos en el campo de la Espeleología y Carsología: Carsolito, Nivelita, Formación Fungiforme, más los conceptos de Sistema Subterráneo, Gran Sistema Subterráneo y Sistema Mayor Subterráneo.

En la esfera gubernamental, fue presidente de la primera delegación oficial del Gobierno Revolucionario a la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, República Democrática Alemana; y desde el punto de vista científico, presidió las primeras delegaciones de la Academia de Ciencias de Cuba a China, Unión Soviética, Checoslovaquia, Polonia, Rumanía, Alemania, Hungría...

En muchas oportunidades oí preguntarle a Núñez Jiménez qué de dónde tenía tiempo para tener una vida autoral tan activa y productiva, y la respuesta siempre era la misma: no perder un minuto de tiempo, y aprovecharlo al máximo.

Ahora, a sus 75 años de edad nos viene a la mente el joven Núñez Jiménez ascendiendo el Pico Turquino, navegando en cayuca por el Río Toa, colocando en la cima del Pico Suecia las banderas de Cuba y Suecia, conversando con los descendientes de nuestros indios en las intrincadas sierras orientales, explorando la Gran Caverna de Santo Tomás, con más de 50 kilómetros de bellas galerías, estudiando hasta el más pequeño islote de nuestro Archipiélago.

Ha sido iniciador sistemático del estudio del Arte Rupestre con su libro Cuba: Dibujos Rupestres, los que continuó fundamentalmente en Perú con una obra en 4 tomos, editada por la Unesco, así como en otros países sudamericanos y el Caribe, Isla de Pascua, México, etcétera. Sin olvidar que Núñez Jiménez es el autor de todo un programa ecológico y ambientalista que se sintetiza en la expresión: “Hacia una cultura de la Naturaleza”.

Su obra Cuba: La Naturaleza y el Hombre, escrita en 50 volúmenes reúne en una pieza no solo una verdadera enciclopedia de Cuba, sino una certera visión Geohistórica del Archipiélago Cubano.

También vemos al joven Núñez en sus luchas revolucionarias, presidente de la delegación cubana al Tercer Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en Berlín, 1951; miembro de la Juventud Socialista, organizador del Frente guerrillero de El Escambray, junto al mártir de la revolución, Ramón Pando Ferrer. Lo recordamos junto al Guerrillero Heroico en la Campaña de Liberación del Centro del Cuba con los grados de Capitán sobre sus hombros, como jefe del Servicio Topográfico de la Columna 8 del Ejército Rebelde; en su misión de reunirse con el jefe militar de la ciudad de Santa Clara, sitiada, para conminarlo a la rendición, y su viaje de regreso junto al Che desde esa ciudad hasta la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

En los primeros años del triunfo revolucionario y junto al Comandante en Jefe, Fidel Castro, organiza la primera milicia: Los Malagones, los que serían sus guías en las exploraciones en Pinar del Río.

Indudablemente, la vida y obra del Dr. Antonio Núñez Jiménez nos asombra por su ritmo y su variedad; nos sorprende por las diferentes tareas realizadas a lo largo de su fructífera vida; nos llama la atención la dedicación a una obra y nos orgullece pertenecer al grupo de compañeros que hemos estado cerca de él.